7 de febrero de 2011

ORIGEN DE LA AUTOESTIMA

El individuo al nacer inicia un proceso de desarrollo qué involucra la noción de su propio valor en base a la interrelación que establezca con las personas más cercanas de su familia, en especial la madre y el padre.

Es la familia con sus mensajes de aceptación o rechazo, la que genera en el niño los sentimientos y la calidad de su autovaloración.


El individuo luego sigue percibiendo mensajes fuera del hogar, de profesores, otros adultos y niños de más edad, que contribuyen a la conformación de su identidad personal en la etapa infantil.

En la adolescencia entran a jugar otros factores determinantes para la autoestima del individuo en esta etapa de la vida, los cuales se integran con los de la infancia y son:

* Cambio de imagen corporal y el proceso de adaptación a las transformaciones originadas por el proceso puberal.
* Necesidad de la aprobación de sus pares, para integrarse a un grupo que lo refuerce en la búsqueda de su identidad adolescente.
* Incremento de la valoración hacia los adolescentes del sexo opuesto y de sus opiniones.

En esta etapa, la persona tiene necesidad muy importante de reconocimiento, de fortalecer su posición ante si mismo y la sociedad.

Son las fases del proceso de conformación de autoestima descritas las que permiten cimentar la estructura interna que determina una individualidad plena, con capacidad de encaminar su realización personal hacia metas exitosas o ser una persona insegura, desconfiada, con sentimientos de ser rechazada y con bajas espectativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada